29 sept. 2013

Primaverales comparaciones.


Si nos paramos en los precios promedio de la segunda quincena de setiembre en el Mercado de Hacienda de Liniers S. A. y miramos un año atrás, observamos que las haciendas livianas (Terneros, novillitos y vaquillonas de menos de 390 kilos) aumentaron entre 10 y 12 por ciento. Los novillitos y vaquillonas de más de 390 kilos entre 7 y 8 por ciento y las vacas buenas y vaquillonas de más de 390 kilos entre 16 y 18 por ciento.
Agrupados de esta manera, por segmento del mercado al cual se destina cada categoría, parece que el consumo especial de los livianos tiene menos interés en hacerse de dicha mercadería que los exportadores de los pesados, mientras que el consumo popular de vacas y vaquillonas pesadas está más firme que los dos grupos anteriores.




En los últimos años, los precios de las categorías livianas subían desde principios de año hasta la primer semana de abril y, a partir de allí, descendían más o menos lentamente hasta fin de año.
El año pasado, bajaron entre abril y diciembre entre 12 y 13 por ciento. Esta año, ya llevan acumuladas bajas equivalentes al 10 por ciento, lo cual permite pensar que las cotizaciones pueden terminar, aproximadamente, en los mismos valores que comenzaron el año.




Diferente es el ciclo de la vaca buena en el mercado, que suele obtener sus mejores precios hacia la primavera y decrece en el otoño. Cabe señalar en este caso que el precio actual es casi 19 porciento superior al del año pasado a esta altura del año, pero solo 7 por ciento superior al que se obtenía hace dos años.




En cuanto a los pesados, si bien comparten el comportamiento de los livianos al lo largo del año, en 2013 parece que la pendiente descendente desde febrero hasta ahora es menos pronunciada que el año pasado, lo cual puede permitir que lleguen a fin de año al rededor de los valores que tienen actualmente. Esto implicaría arrancar el 2014 con precios 8 por ciento mayores a los del arranque del 2013.




Si recordamos que estamos en una economía en la cual el dinero pierde el 20% de su valor año a año, queda claro que todas estas subas moderadas son ne realidad retrocesos en el valor real de la hacienda. Por ejemplo, si ajustamos el valor de la moneda mediante el "IPC Congreso" la serie de precios del novillito de entre 351 y 390 kilos, encontramos que el retroceso en el precio real es de 13 por ciento. Curiosamente, el mismo retroceso ocurrido en el periodo 2011/2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario