2 sept. 2019

Tu no eres grande en Japón

Continuando nuestra serie de posteos no intensivos sobre mercados de carne, en esta oportunidad les traigo un breve punteo por los indicadores imprescindibles del mercado japonés (Que en estos días está tan de moda). Queda para una próxima entrada la óptica argentina y una ampliación al mercado de carne ovina.
Para no hacer larga la lectura, entremos sin más preámbulos a la materia:
Según datos del USDA el consumo de carne (considerando pollo, cerdo y bovino) en Japón viene creciendo desde 2015 luego de un periodo de estabilidad previo iniciado en 2012.
Este cambio fue satisfecho más por incrementos en las importaciones que con la producción local, cuya tasa de crecimiento es baja. Esto implicó que en los últimos años la oferta se originara por mitades localmente y desde el exterior.
Porcino:
Junto a la aviar se reparten 40+40% el total del consumo. Su producción está fija en torno a 1,2 millones de toneladas, es superada en cantidad por la carne importada y su consumo creció fuertemente a partir de 2015 a pesar que las importaciones venían incrementándose desde 2008.
Bovino: Cubre 20% del consumo. Tanto consumo como importación crecen desde 2015. Estas últimas siempre superaron a la producción local, que se muestra estable luego de haber retrocedido levemente hacia 2016.
Aviar:
A diferencia del porcino y el bovino, su producción si viene aumentando, el volumen importado es inferior a la producción local y su consumo se venía incrementando desde antes de 2015, con importaciones creciendo desde 2009.

Ahora, según datos de Comtrade, correspondientes al año 2018...

Cerdo:
Los principales proveedores son América del Norte y Unión Europea.
A diferencia de las otras dos carnes el mercado está repartido.
Es notable la ínfima diferencia en el precio entre orígenes, posiblemente generado por la cuotificación.
Bovinos:
Los principales remitentes son USA y Australia, que obtienen precios muy similares.
Nótese que es de los pocos países que compra volúmenes similares de carne enfriada y congelada, siendo esto último lo más habitual.
Los precios de importación de la carne fresca o enfriada se han mantenido muy estables en los últimos años, mientras la congelada ha variado un poco.
Aviar:
Las importaciones se reparten en partes casi iguales entre carne y procesados.
Las primeras lideradas por Brasil, seguido de Tailandia y las segundas por Tailandia seguida por china.