14 may. 2016

En el noticiero de Canal Rural con Nicolás Razzetti. 25/4/16

Situación actual y esperada del mercado mundial de carnes

Dos veces al año, en abril y octubre para ser más preciso, el departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés) publica sus proyecciones y estimaciones para el mercado mundial de carnes.
En lo que a nuestro país se refiere, el informe de abril proyecta una producción de 2,68 millones de toneladas de carne vacuna, o sea 60 mil toneladas menos de las producidas en 2015, o en términos porcentuales una reducción del 2%.
Respecto a las exportaciones de carne bovina Argentina, el informe primero corrige su estimación de octubre sobre los volúmenes vendidos al exterior durante 2015, pasando de 230 mil toneladas a 186 mil. A partir de allí, proyecta para este año exportaciones argentinas de carne en torno a las 230 mil toneladas; esto es 44 mil toneladas más o un incremento del 24 %.
Con esta producción y estas exportaciones, Argentina tendría una oferta doméstica de 2,45 millones de toneladas durante 2016. Esto es 104 mil toneladas menos que en 2015, o una reducción del 4%.
Teniendo en cuenta que los precios locales de la hacienda, una vez descontada la inflación, se mueven al ritmo de dicha oferta, podemos esperar este año valores en promedio superiores a los de 2015.
Por otra parte, se espera que la oferta de carne de pollo aumente 82 mil toneladas, es decir un 4,3%, que compensarían parte del faltante de carne roja.
En el panorama internacional, Estados Unidos, el primer productor mundial de carne, incrementaría este año 5% su producción. Luego de un par de años de altos precios, esas 513 mil toneladas extra le permitirán aumentar su consumo 2% al tiempo que reduciría sus importaciones 214 mil toneladas. A pesar de esto, continuará siendo el segundo importador mundial de carne bovina; mientras sus exportaciones aumentarán 86 mil toneladas, manteniendo el 4to puesto en el ranking mundial.
Por su rol preponderante en el comercio internacional de carne, esta situación permite sospechar que los precios internacionales de la carne no se verán impulsados por el gran país del Norte este año, como lo fueron en el pasado reciente.
Australia, el segundo exportador mundial, luego de años de sequía y altos precios, estaría en 2016 bajando la faena para reconstruir el stock vacuno. Esto restaría 367 mil toneladas a la oferta al 7mo productor mundial de carne bovina, 329 mil de las cuales se restarán de sus ventas al exterior.
Brasil, el principal exportador de carne vacuna, estaría durante 2016 aumentando sus ventas externas en 145 mil toneladas merced a un crecimiento del 5 por ciento en su producción que, crisis económica mediante, solo dejará 40 mil toneladas extra para su mercado interno.
China y Hong Kong estarían importando en durante el corriente año 223 mil toneladas de carne vacuna más que en 2015. De este modo se ubican como el principal comprador internacional de carne. Cabe recordar que son, además, el segundo comprador en volumen de argentina, con lo cual este dato adquiere una alta significación para el sector ganadero local.
Otro dato interesante para el mercado local es el de Rusia: proyecta el USDA que el primer comprador en volumen de carne Argentina, mantenga sus compras internacionales en el mismo nivel que el año pasado. De este modo traza una perspectiva menos optimista que la de octubre pasado en la cual presagiaba un incremento en dichas importaciones. Otro que tampoco espera el USDA que varíe respecto al 2015 es la Unión Europea, o sea el principal comprador en dinero de nuestras exportaciones cárnicas.
Completando el panorama, se espera que Chile, el tercer comprador en volumen de carne argentina, incremente sus importaciones de carne en un 6%. Esto es 15 mil toneladas más que buscará en el exterior.
En definitiva: Si bien el mercado internacional de carne vacuna sigue demandando, es posible que este año lo haga sin recuperar los precios record de 2014, siendo los precios de 2015 un objetivo mucho más realista para los valores esperados.