27 sept. 2012

Malo para el gordo... malo para todos.

Liniers. Semanal. Promedio general y cabezas negociadas

El promedio general del mercado de hacienda de Liniers fue la semana pasada de $ 7,93  por kilo. Eso es $ 1,36  menos que en la primera semana de marzo de este año y es un valor que ya se alcanzó en marzo de 2011. El año pasado a fines de septiembre el promedio general era $ 8,17  por kilo, o sea un valor que desde junio de este año no se alcanza en el mercado.
Las vacas promedian $ 5,91  y acumulan 96 centavos de retroceso desde octubre del año pasado, un 10 menos que a finales de septiembre del año pasado.
Los novillos retroceden desde marzo $ 1,46 promediando $ 8,44 o sea lo mismo que hace un año. Si a esto le agregamos el 20% de aumento de precios que buenamente calculan las consultoras privadas, tenemos que para comprar lo mismo que el año pasado con un kilo de novillo, este debería valer $ 10,13
Si bien el año pasado también se alcanzaron los precios máximos en el otoño para luego ir descendiendo hasta fin de año, este año es mucho mas fuerte la tendencia. Por ejemplo, los terneros, el año pasado perdieron de marzo a diciembre un peso. Este año desde marzo hasta la semana pasada ya lleva 2 pesos y promedia $ 9,57.
Liniers. Semanal. Promedios por categoría.
Varios factores bajistas se suman para que esta situación se mantenga. La oferta va mermando la cantidad de vaca y aumenta la de terneros, que debería ser máxima en el próximo mes junto con la de novillitos.
En este sentido el consumo de buen poder adquisitivo está bien cubierto.
Las exportaciones son escasas, como es esperable con retenciones y ROE´s en un mercado internacional muy selectivo y signado por la sequía de Estados Unidos. Esta situación seguirá complicando a los frigoríficos y de mantenerse puede generar faltante de cortes económicos en el mercado en el mediano plazo.
El clima local todavía no ha ayudado a recuperar la oferta forrajera de los campos de engorde tradicional. Zonas en las cuales las lluvias no han llegado, como el norte de Santa Fe y Córdoba, y zonas inundadas en las cuales las pasturas se han perdido o reducido drásticamente su producción, difícilmente retengan los animales una vez gordos.
Un factor adicional, que en años anteriores no pesaba, es el aumento de aquellos costos que no tienen que ver con la reposición. Esto lleva a los engordadores a corral a terminar los animales más livianos a medida que la relación de precios entre el ternero de invernada y el gordo se aproxima a 1,1. En este sentido, el peso mínimo de faena ha demostrado no ser útil para producir “más carne con los mismos animales”. Con las actuales reglas lo único que aumenta los pesos de faena son precios altos de la invernada, que obliguen a los engordadores a recuperar el costo de reposición en más kilos ganados.

15 sept. 2012

A prepararse pa lo pior...

Mientras los productores todavía trataban de olvidar el año 2008 y la “peor sequía de la historia”, llegó “la segunda” en el verano del 2011. Minimizarla, tomando como parámetro la primera, es similar a pensar que una piña de "Maravilla" Martínez puede ser menos dolorosa si primero recibiste una del campeón mundial de peso pesado, Wladimir Klitschko.
Ahora, parece que no deberemos preocuparnos por pasar otro verano seco. Los pronosticadores están de acuerdo en que será húmedo. Claro que no estamos hablando de algo exacto ni se tiene fechas claras de comienzo y final. Es algo que posiblemente ocurra, en algunos lugares más, en otros menos, de aquí en adelante.
Para muestra, basta ver lo que pasó en las últimas semanas en la provincia de Buenos Aires, lluvias muy superiores al promedio, campos inundados, caminos intransitables, canales que no se hicieron, canales que se hicieron mal, canales que no debieron hacerse, gente que culpa a otra gente, etc.
Claro que nada de eso solucionará las pérdidas sufridas por los productores.
Para completar el cuadro, los precios de la hacienda están en un descenso manso, si los medimos en pesos corrientes, y en un descenso brusco, si los comparamos con los precios de los insumos.
En este contexto, para aquellos que no estamos bajo el agua todavía, no está de más prever una situación más complicada en el corto plazo (entendiendo por corto a los próximos 6 meses).
Los años húmedos en la actividad ganadera suelen estar signados por algunas dificultades que no existen en los años normales. El tránsito por los caminos, suele verse limitado en muchos casos, haciendo que el productor venda “cuando puede” y no cuando quiere.
Tener en cuenta que los ingresos pueden ser más inestables que de costumbre pueden evitar costosos sobregiros en la cuenta corriente.

Sólo hace falta ir armando un pequeño fondo de contingencia para ello.
Las pasturas suelen sufrir pisoteos que acortan su vida útil. En casos como la alfalfa, pequeños periodos de anegamiento en verano pueden costar buena parte del stand de plantas. Contra esto no hay mucho que se pueda hacer desde el manejo, pero si puede presupuestarse una cantidad mayor de recursos para la implantación de pasturas y/o
verdeos en el otoño venidero, si se desea mantener más o menos constante la provisión de forrajes.
La confección de reservas, suele complicarse en aquellos lotes con problemas de drenaje (un clásico de los campos ganaderos). En este caso convendrá estudiar con el pronóstico de lluvias en la mano cual será la época en que podrán entrarse a picar los sorgos y maíces, o destinar para estos fines los lotes que aseguren piso para las máquinas.
Un sector del campo que suele complicarse son los corrales. A fin de mantener la sanidad al día, es conveniente estar predispuesto a hacer las tareas de manga “en cuanto se pueda” y no arriesgarse a que se pasen las fechas del calendario sanitario por las precipitaciones.
Mi intención, no es ser exhaustivo en las previsiones que deberán tomarse y presupuestarse, de cara a la temporada seguramente lluviosa que se aproxima; sólo quiero que el lector vaya pensando cuales serán las consecuencias que estas lluvias podrán tener en el manejo de los rodeos y el resultado económico de su establecimiento. Siempre es
mejor ir planificando con tiempo, por más que luego se opte por hacer algo diferente.
Son tiempos de vacas regulares y no hay demasiado margen para errores.
Algo de esto, y mucho, mucho, pero mucho mas en Agroeventos por LT9:


Record and upload voice >>

9 sept. 2012

...con el segundero en forma de gusanito!

Finalizando la remodelación del blog, creo interesante explicar algunas de las nuevas funciones del mismo.
En la barra superior aparece una barra con links:
Home: Sin utilidad aparente. Direcciona a este mismo blog. Estaba en la plantilla original y no lo borro por las dudas.
@contalito: Link a mi cuenta de twitter. Puede seguirme si tiene cuenta en dicha red social.
Post RSS: Permite suscribirse a las entradas de este blog por el sistema RSS. Se recomienda, para no tener que pasar "cada tanto" a ver si escribí algo o sigo vagueando.
Contacto: Para enviarme un mail a contaldevertefeliz@gmail.com
Noticias: Para suscribirse a la selección de noticias de los blogs y suplementos rurales, vía Delicious, también por el sistema RSS
En los medios: Posts de este blog que, por suerte, fueron publicados en diversos medios. También vía Delicious.

Compartir: La información que no se comparte, no existe. Hágala fluir. Botones para compartir en Facebuc y Twitter con sus contactos y en todas las demás redes sociales mediante el botón "Share" de AddThis.
Suscribirse a:
Entradas, para recibir cada posteo de este blog en su agregador de RSS ( Google Reader , Google homeage o Bloglines.
Comentario, para recibir los comentarios en los post. No se preocupe: acá casi nadie comenta los post. Mandan mails amenazantes al autor, pero de comentar, nada.

El resto, sigue mas o menos como antes. Actualicé el Blogroll agregando algunos nuevos muy interesantes, recomiendo darles una mirada.
La lista de lecturas recomendadas son sitios webs sobre sector agropecuario en inglés.
Agregué una selección de links a los suplementos rurales de cuanto diario pude encontrar en la web. Seguramente faltan. En el fuituro se irán agregando.
Esperando que les resulte agradable, los dejo tranquilos.

8 sept. 2012

Retenciones, ese chancro en la ganadería.

Share photos on twitter with Twitpic

 En los primeros 7 meses de 2012 se exportaron 121 mil toneladas de productos cárnicos, 18 mil menos que en el mismo periodo del año pasado. Esto representa una reducción en el monto exportado de 109 millones de dólares. El precio promedio de la tonelada fue 6.124 dólares, 3 dólares menos que el promedio durante el mismo periodo del año pasado.
De nuestros 10 principales clientes, sólo Rusia y Venezuela pagaron precios en promedio menores a los del año pasado, pero casi todos compraron cantidades inferiores. El único país que compró mas que el año pasado es Chile, posiblemente por el brote de aftosa en Paraguay.
Una explicación de los menores volúmenes exportados no proviene de los precios de la carne, pero sí del precio de los novillos.
Durante el mes de agosto, los frigoríficos argentinos debieron pagar en promedio 5 centavos de dólar más por kilo de media res que sus colegas uruguayos, 19 más que los australianos y 60 más que los brasileños. Como si esto fuera poco, ninguna de estas naciones cobra retenciones a sus exportaciones de carne, ni tienen la incertidumbre sobre si se les otorgarán los ROEs que tienen los frigoríficos argentinos.
Por otro lado, el engordador no recibe dólares sino moneda local. Eso, no es un problema en países con inflaciones del 10% como Uruguay, 5,5% como Brasil o 2,2% como Australia, pero sí en Argentina. Con una inflación extraoficial que supera el 20% quedarse con los pesos en la mano es un problema. Claro que siempre puede preservarse el valor de lo producido comprando dólares… en el mercado informal, ya que la venta formal no contempla el atesoramiento en moneda extranjera. En ese caso, ya no estaremos hablando de un novillo a 3,63 dólares por kilo al gancho, sino de un número cercano a 2,5.
No sólo se exporta menos, además se produce más. Durante los primeros 7 meses de 2012 la oferta de carne aumentó un 3%. Como reflejo de lo que ocurre con las exportaciones, la faena de novillos aportó un 6% menos que el año pasado y la de terneros un 30% más. Sabido es que el consumidor local prefiere los cortes provenientes de animales chicos.
También aumentó la participación en la faena de vacas (+7%), vaquillonas (+6%) y terneras (+1%) respecto a los 7 primeros meses de 2011. De este modo el promedio de hembras faenadas pasó del 38,8% en 2011 a 40,1 en 2012 y 41,6% en los meses de junio y julio. Recordemos que, en teoría, cuando la faena de hembras supera un 43% el stock ganadero cae, por lo cual no debería esperarse mucha mas recuperación del rodeo nacional que la vistas hasta el momento.
Con una relación entre lo faenado y lo exportado inferior al 10%, algo que sólo se recuerda en años de brotes de aftosa, es esperable que los precios de la hacienda gorda sigan estables o bajen, dependiendo de lo que suceda con el poder adquisitivo de los consumidores.

Estacionalmente hablando

Share photos on twitter with Twitpic

Cada año, a partir de mediados del otoño, muchos criadores realizan tactos a sus rodeos y venden los vientres que no fueron preñados. Esto aumenta de gran manera la cantidad de vacas en oferta y genera una reducción en el precio, casi siempre, o al menos una reducción respecto de las demás categorías. Esta reducción de precios suele alcanzar su máxima intensidad hacia el invierno y revertirse con la llegada de la primavera. Para esta altura del año ya la mayoría de la vaca vacía se ha vendido.
En este movimiento de precios estacional, la vaca suele arrastrar la cotización de la categoría novillos. Una explicación de esto es que la mayoría de los consumidores del segmento de menores ingresos no diferencian entre los cortes provenientes de un novillo pesado y los de una vaca gorda. De este modo, las relaciones entre los precios promedio de los novillos y las vacas gordas suelen variar entre los mínimos del invierno y los máximos de la primavera en un rango que va de los 1,8 kilos de vaca para comprar un kilo de novillo en invierno a los 1,3 en primavera. El 1,3 es el valor límite a pagar por una vaca que rendirá al gancho mucho menos que un novillo y el 1,8 el valor en el cual el novillo está tan caro que los clientes sólo pueden aspirar a comprar vaca.
Si bien es mucho más estable, también existe un relación entre la cotización del novillo con la del ternero gordo. En este caso, el ternero tiende a ser constante y el novillo a moverse tal como lo hace el precio de la vaca. De este modo, la relación de precios suele encontrarse entre 1,3 kilos de novillo para comprar uno de ternero en invierno y 1,05 a 1 en primavera/verano.
En caso de los terneros gordos, existe otro fenómeno estacional más nuevo; la salida de la hacienda de feedlot, que se produce comúnmente a fines del invierno o comienzo de primavera y determina una relativa abundancia de terneros, vaquillonas y novillitos en el mercado.
Las cotizaciones de la vaca vienen aumentando desde principios de julio y los novillos bajando desde abril, y hacen falta 1,4 kilos de vaca para comprar uno de novillo. En este sentido, queda todavía margen para que se mantengan ambas tendencias antes que la escasez de vaca haga de sostén al precio del novillo. El ternero gordo también mantiene una tendencia bajista en sus cotizaciones desde comienzos del otoño y hacen falta  1,18 kilos de novillo para comprar uno de ternero.
En este caso, queda mucho más margen para que la diferencia de precios se achique hacia el verano.
Un indicador del estado de la demanda fue lo ocurrido con el mercado de Liniers la semana pasada. Las lluvias caídas en la provincia de Buenos Aires y de tener una operatoria con menos días de los habituales por el feriado del lunes, determinaron ingresos menores a los que se venían registrando en las semanas previas. Se negociaron 18 mil cabezas versus un promedio de 26 mil en las 10 semanas precedentes.
Estos menores ingresos sólo repercutieron en mejores precios para las vacas, que cerraron en promedio a $ 6 por kilo y los toros a 7,3. Los novillos a $ 8,37 por kilo, novillitos a 9,2 y terneros a 9,86 mantuvieron la tendencia bajista de las semanas precedentes.
Resulta lógico sospechar que los magros precios que están recibiendo los engordadores no se deben ni a fenómenos estacionales, ni a la alta oferta, sino a un paulatino desmejoramiento en el poder de compra de los consumidores. Contra eso no hay nada que el productor pueda hacer de momento, salvo revisar sus costos y prepararse para ese escenario descrito

Ojo con andar tirando manteca al techo

Share photos on twitter with Twitpic

A un mes de la llegada de la primavera, los mercados ganaderos muestran un comportamiento típicamente estacional; a la vez que la oferta de vacas se va reduciendo, comienza a aparecer el ternero que se engordó durante el invierno en los corrales.
De este modo, las cotizaciones de los machos mantienen su tendencia bajista desde marzo y cotizaron en promedio la semana pasada, 8,6 pesos por kilo los novillos, 9,4 los novillitos y 9,9 los terneros.
Por su parte las vacas, mantienen su tendencia alcista desde la primera semana de julio y cotizaron en promedio 6,24 pesos por kilo las buenas, 5,3 las regulares y 4,7 las conservas, en medio de una oferta que se venía reduciendo pero no parece terminarse por ahora.
La llegada de la primavera no sólo marca el fin de la época de abundancia de vacas en el mercado, también señala el momento para comenzar a planificar las siembras de verdeos de verano. Tanto sea para reservas o para darle descanso a las praderas, el momento de implantar los verdeos de verano está próximo y es bueno comenzar a estudiarlo con tiempo.
Según los datos que publica en su web AACREA en la sección Agroseries, los valores de los insumos han aumentado de manera considerable en el último año.
Por ejemplo, el glifosato común lo hizo en un 45%, la urea perlada un 20%, la cypermetrina un 16% y la unidad de trabajo agrícola un 40%.
Cabe recordar que la unidad de trabajo agrícola surge del cálculo de los consumos de combustibles y lubricantes de una labor, así como de las reparaciones y amortización de los equipos. De este modo, la siembra directa gruesa con fertilización simple equivale a una UTA y ronda los 210$/Ha cuando hace un año no superaba los 150.
Si comparamos en cambio los precios actuales de la hacienda con los que se pagaban hace un año en el mercado de Liniers, ninguna categoría ha subido tanto. Las vacas, novillos, novillitos y vaquillonas se cotizan casi en iguales valores y los terneros un 3% mas. Es claro que habrá que poner mas kilos de producto que el año pasado para las mismas cantidades de insumos.
Si bien todos estos son datos orientativos, no estará de mas que el productor se siente con tiempo y tome papel y lápiz para organizar prolijamente la campaña de primavera-verano. Quizás, sea un buen momento para reemplazar al papel y lápiz por una computadora, parecen bastante complicadas las cuentas este año.
En el fondo, todo este aumento en los precios de los insumos no es más que la inflación de la que hablan los economistas en la televisión y puede entenderse como “la pérdida del valor del peso frente a otros bienes y servicios”. Cabe señalar, que los sueldos de los consumidores también están en pesos y por ello a lo largo del año es esperable que la capacidad de compra se vaya resientiendo. Si a esto le agregamos que, según algunos estudiosos del tema, la economía estaría “enfriándose” es bueno extremar las precauciones en cuanto a los gastos e inversiones en el futuro. Posiblemente los compradores de carne tengan menos dinero para gastar.

Menos exportación, mas carneada. Igual: menos precio.

Share photos on twitter with Twitpic

Según datos del IPCVA, durante el primer semestre de 2012 se faenaron 5.640.898 cabezas bovinas, 272.994 más que en el primer semestre del año pasado. De mantenerse este ritmo, es esperable que para fin de año se superen 11.057.891 cabezas faenadas en 2011 al menos en un 5%.
Considerando que con las 11.882.714 cabezas faenadas en 2010 las existencias cayeron casi en 1 millón de cabezas, no se deberían esperar grandes incrementos en el stock ganadero para el 2011 y menos para el 2012.
La producción de carne fue de 1.265.712 toneladas, 38.821 más que durante el primer semestre del año pasado (o en términos porcentuales un 3,16%). Considerando que de lo producido sólo se ha exportado el 9,58%, mientras en 2011 se exportaba un 11,24% entendemos que la oferta de carne local es muy superior a la del año pasado.
Respecto del primer semestre del año pasado la cantidad de novillos faenados bajó 6% y la de novillitos 3,3% y aumentó la de terneros un 29% y terneras 9%. Cabe resaltar el aumento de la faena de terneros.
Son 237.563 terneros más que en el primer semestre del año pasado, unas 43.340 toneladas de res con hueso.
Aparentemente, a medida que la exportación pierde protagonismo en el mercado de carne la producción se enfoca en animales más livianos, de acuerdo con el gusto del consumidor local, pero lejos de permitir aumentar la producción de carne por cabeza.
La faena de hembras total, que según muchos analistas debe mantenerse debajo del 43% para que el rodeo nacional crezca, se ubicó en el mes de junio en un 41,5% y viene creciendo desde octubre de 2011 cuando llegaba a un mínimo de 37%.
En lo que refiere a los precios de la hacienda gorda, durante la semana del 6 al 10 de agosto, el promedio general del mercado de Liniers fue 7,693; apenas un 0,4% mas que la semana precedente y un magro aumento considerando que entraron 21 mil cabezas, un 17% menos que dicha semana.
Todas las categorías retrocedieron en sus cotizaciones promedio, salvo las vacas que se pagaron 5,96 las buenas, 5 las regulares y 4,5 pesos por kilo las conservas buenas.
Los novillos se pagaron en promedio 5,606 pesos por kilo retrocediendo 21 centavos respecto a la semana anterior y acumulando un 20% de descenso desde mediados de abril. Los novillitos 9,116 pesos por kilo, 33 centavos menos que la semana precedente. Los terneros 9,904 pesos por kilo, perdiendo 24 centavos respecto a la semana anterior y acumulando un 24% de descenso desde la primer semana de abril.
Casi toda invernada que se negoció en el Rosgan obtuvo en valores superiores a los del mes pasado. Los terneros se pagaron en promedio 12,21 pesos por kilo, un 4% más que el mes precedente; las terneras 11,47 un 3,7% más y los lotes de machos y hembras 11,42 un 2,2% más también.
En cuanto a la hacienda de cría, los vientres con garantía de preñez se pagaron en promedio 3.190 pesos por cabeza, un 6,5% menos que el mes pasado.
Así las cosas, sólo cabe esperar que las lluvias se generalicen y la llegada de la primavera ponga a trabajar las pasturas para que la oferta retroceda y los precios se afirmen. Ya sabemos que los costos suben sin descanso.