1 oct. 2013

Primaverales comparaciones 2

En el post anterior decía que los precios de la hacienda gorda habían subido poco respecto al año pasado. En todos los casos, las subas no superaban la inflación medida por consultoras privadas.
En cuanto a la invernada, el panorama es bastante peor.


Todos los kilajes de terneros se pagaron en promedio menos que el año pasado y, hasta los precios mínimos han descendido. Ni los precios máximos, que crecieron en su mayoría, lo hicieron en porcentajes que permitan sospechar que empardaron o superaron la inflación que informa el INdEC.


Este fenómeno bajista, no es particular del mes de septiembre. Durante casi todo el año los promedios, en especial de los terneros más livianos, se mantuvieron por debajo de los valores del año pasado.
También es notable, como la resistencia a superar estos valores promedio se ha endurecido y tiende a bajar.
Claramente, no puede esperarse que suba demasiado el ternero.


En cuanto a la hacienda de cría (Vientres preñados o con cría al pie), la situación de precios es mucho peor:
Todos los promedios son menores a los del año pasado, expresados en pesos corrientes. Si consideramos el efecto inflacionario, las bajas son muy importante, sobre todo en los valores mínimos registrados.
Esto, hace que la relación de precios entre la hacienda de cría y la de invernada mejore respecto a los valores del año pasado; lo cual es de relativa importancia, ya que es dudoso que alguien desee invertir en un negocio que va en descenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario