23 abr. 2013

Mercado saturado

Mercado de Liniers S.A. Precios promedio semanales

Los precios promedio de los terneros y novillitos gordos, en el mercado de Liniers, arrancaron este año con fuertes subas. Con la llegada del otoño, parecen haber alcanzado sus máximos. En 2011 y 2012 el comportamiento fue similar. Similar, pero no igual. El máximo de de 2012 fue casi un 20% superior al de 2011, en cambio, en 2013 estamos entrando al otoño con valores iguales o un poco menores a los de 2012.
La tendencia  de fondo que impulsaba los precios de la hacienda, medidos en moneda corriente, está perdiendo fuerza o ha desapareciendo.Esto es consistente con los datos de oferta de carne publicados por CICCRA: En el primer trimestre 2011 el consumo total de carne era de 501 mil toneladas de res con hueso, en 2012 fue de 585 mil y en 2013 634 mil.
El mercado se llenó de carne y esto impide que los precios avancen. En los dos últimos años, los precios promedio de los terneros y novillitos tuvieron tendencia bajista una vez superado el mes de abril. En 2011 los novillos, o se la hacienda mas pesada, no copió este comportamiento y siguió subiendo hasta fin de año. El año pasado, por el contrario, se desplomó junto con los livianos.
Teniendo en cuenta datos del último informe de CICCRA y recordando que la exportación compra animales pesados, esto puede explicarse viendo que las exportaciones en 2011 fueron al rededor del 10% de la faena total y en 2012 bajó al 7%. En los 3 primeros meses de este año, se exportó el 6.7% de la faena total. Por ello, es esperable que el comportamiento de precios sea mas parecido al del año pasado que al del 2011.
Entre Surcos y Corrales Precios promedio semanales

Distinto ha sido el comportamiento de los precios promedio de la hacienda de invernada. Salvo variaciones leves (50 centavos mas, 50 centavos menos), los precios de los terneros son los mismos desde 2011. Esto, en combinación con la dinámica que contaba antes de los precios de la hacienda gorda, va llevando al criador a una situación en la cual cada vez se queda con una parte mas chica del negocio. Al igual que en marzo del año pasado, puede comprarse un kilo de ternero de entre 160 y 180 kilos por el precio de 0.85 kilo de novillito de entre 351 y 390 kilos. En 2011 hacían falta 1.20 kilos.
Precios ajustados según Inflacionverdadera.com

Como decía mas arriba, el mercado está saturado de carne en un contexto en que el poder adquisitivo está pariendo mientras se desarrollan las paritarias. Sin embargo, la hacienda no baja. No baja en tanto la medimos en pesos corrientes. Si consideramos que los índices de precios al consumidor (no los del INdEC) suben a razón de un 20% anual, es claro que el sostenimiento de los precios de la hacienda son en realidad caídas. Es mas, hasta las subas, son en realidad sostenimientos, pero no llegan a recuperar precio, si los medimos en moneda constante.
Este aumento en los índices de precios, es la manifestación de la pérdida de valor de compra de los billetes, a la cual no llamaré inflación para no herir almas sensibles.
A modo de ejemplo, por la cantidad de pesos que le dan hoy a un engordador por vender un novillito gordo , hace dos años compraba el doble de productos en el supermercado. Por la cantidad de pesos que le dan a un criador hoy al vender un ternero de invernada, hace dos años compraba el triple de productos en el supermercado.
En coincidencia con esto, CICCRA, cuenta que el 75% del aumento de la producción en el último año se explica por la mayor faena de hembras. El negocio del criador ha empeorado mucho y ha dejado de retener las hembras de su rodeo, y guardarlas para futuras madres, y ha comenzado a mandarlas a engorde para faena.
Mirando al futuro, nada tiene pinta de cambiar. El mercado se llena de hacienda tanto porque los márgenes de la actividad empeoran, como porque la salida exportadora está tapada. Los márgenes empeoran arrastrados por la inflación de costos. La salida exportadora se cierra por el atraso cambiario.
Cuentan en el barrio que Inflación y Atraso Cambiario son hermanos, híjos de don Déficit Fiscal y fueron criados por sus tíos: doña Emisión Monetaria y don Cepo Cambiario. Como en la familia todos gozan de buena salud, no parece que el panorama pueda cambiar en breve.
Un paliativo a todas estas dolencias podría ser la eliminación de retenciones y cupos, algo que por el momento solo se insinúa, pero que no se concreta.
No quiero terminar sin recordar que esta situación de abundancia cárnica ya ocurrió antes, y fue la causante del subdesarrollo de la producción porcina y avícola de carne en nuestro país. En este contexto el maíz barato no podrá compensar durante demasiado tiempo la falta de mercados para los productores mas mimados por el modelo en estos años.

10 abr. 2013

Alertas

En el post anterior, hablaba de los incentivos de precios en el mercado local de hacienda.
Esta vuelta paso a las señales de alerta que muestran los números de faena, producción y exportaciones (Datos pungueados de la web del IPCVA).
Tanto la faena (o sea la cantidad de cabezas carneadas) como la producción (o sea los kilos de res con hueso que se obtienen de esos animales) están en valores bajos, para lo que fue la década, y crecen, pero a un ritmo mucho menor al de los periodos 2003/2005 y 2007/2009.
Hay que destacar que la cantidad de carne producida por animal faenado se mantiene mas o menos constante. Esto indica que la mayor producción no proviene de una mayor productividad, solo de una mayor matanza.
Por mas que parece que la producción no ha crecido mucho, el mercado ya ha dado señales de estar demasiado bien abastecido de carne.
Esto se explica viendo los bajísimos volúmenes de carne exportados. Faenamos poco, pero queda todo para el mercado interno.
Si bien los precios obtenidos por las exportaciones argentinas son menores a los del año pasado (que eran records históricos) siguen siendo muy superiores a los de hace 4 o 5 años atrás, cuando se exportaba sin drama.
Esto nos recuerda dos cosas: Una, que haora que la carne vale una bocha, no exportamos un cazzo. Somos re piolas. Otra, que el problema mas grande hoy para los exportadores es el atraso cambiario, sumado a la brecha entre el dolar oficial y el paralelo, con las retenciones, los cupos y la carne para "La barata" de Moreno y... y... ¿Alguien gritó bingo?.
En definitiva: Ni la necesidad de dólares hizo que desmontaran la política anti exportadora y lograron que, a pesar de los precios internacionales altos, no sea buen negocio exportar. Como la milonga del tipo de cambio viene de la inflación, no hay mucha esperanza que eso cambie en el corto plazo. Tampoco es realista esperar que el precio internacional suba tanto como para compensarlo. Como las retenciones son un temita ideológico, olvidate por ahora que aflojen. Redondeando: Me late que este año veremos como se sigue saturando el mercado local y el precio de va haciendo pelota de a poquito. Es lo mas lógico en una ganadería que solo logra exportar el 8% de su producción (cuando hace unos pocos años mandaba al exterior el 15 o mas sin problemas) y con un mercado local que pierde poder adquisitivo, gracias a la sensación de inflación.
Nos queda el gusto amargo de haber podido venderle lomo fresco a los alemanes a 15.200 dólares la tonelada y se lo terminamos mandando congelado a los rusos a 8.800. O peor, hacer bulto vendiendole sesos, quijadas, pulmón, corazón, riñones, centro de entraña, médula y pajarilla por 700 dólares la tonelada a Zaire. Ya que estamos en tema ¿Que habrá sido de la vida de "El Negro de Zaire" que curraba en lo de Tinelli?. Sigamos.
Hasta acá, todo muy lindo, pero comienzan a sentirse los primeros ruidos a rulemán mal engrasado.
Dicen los que saben (y yo repito nada mas) que cuando la faena de hembras supera el 43% de la faena hay que esperar que el stock total bovino comience a decrecer. Bueh... si comparamos el primer bimestre de este año con el del año pasado, la faena de hembras aumentó del 39 al 42%. "Por tres puntitos"...
La cosa es que cuando los números cierran bien el criador invierte. La forma de invertir del criador es no vender sus terneras y guardarlas para madre. ¿Se entiende que para esto tiene que tener ganancias antes? ¿No?. Parece que las ganancias ya no dan para invertir, y los criadores están mandando mas hembras que el año pasado al frigorífico.
Lo que quedaría por discutir es si es peor que aumente la faena de terneras (o sea la inversión de este año) las vaquillonas (la inversión del año pasado) o la vaca (la máquina de hacer terneros). Por ahora habrá que conformarse con celebrar que no ha aumentado la faena de terneros.
Si luego de leer todo este brulote, Ud., mi muy estimado lector, no comprende por que en la carnicería el bife se lo cobran cada vez mas caro, le recuerdo que no está comprando solo un bife.
Cuando Ud. compra un bife, en realidad paga un bife, paga impuestos, paga fletes, paga alquileres, paga sueldos, paga amortizaciones de muebles y herramientas, paga la gancian del carnicero y, seguro, paga algo mas que me debo estar olvidando.
Ahora, si Ud. se pone contento, porque si la hacienda valiera mas, debería pagar mas cara la carne, debo desilusionarlo. Cuando en unos años tenga que pagar la carne mas cara, será justamente por comprarla barata hoy.
No es nada personal. Son solo negocios.

6 abr. 2013

Observando las alertas

De los precios promedio durante el primer trimestre del en el mercado de hacienda de Liniers, podemos hacer algunas observaciones:



Comparados con los promedios del año 2012, las subas del 7-8%, están lejos de compensar la pérdida de valor de la moneda. Comparados con los de 2011, mucho menos. La pérdida del valor de la moneda, queda a gusto del lector. Pongamos que sea un 20% anual, tanto como para no amargarnos del todo.
En este contexto de pérdida de poder de compra de la hacienda gorda, quienes mejor se han defendido son los novillitos livianos y lo que peor lo hicieron, los novillos pesados.
Esto indica que es posible que este año se mantenga la tendencia a faenar más terneros y novillitos, que ya se venía viendo desde el año pasado.
El mercado se encuentra sobre abastecido de carne y de este modo busca auto regularse.
Que el mercado está sobre ofertado, se puede sospechar al ver el flojo precio de las vacas. Es eso, o los pobres dejaron de comer carne.
Al faenarse los animales más livianos, baja la producción total del sistema, puesto que la cantidad de terneros está definida de antemano.
Si, por ejemplo, se exportara mucho mas, esta escala de precios se modificaría. El aumento en el precio de los pesados eliminaría los incentivos para faenar terneros y la productividad del sistema total aumentaría.
Por desgracia, eso no es posible que pase por el momento.
Nadie es demasiado optimista en que se revierta durante este año el atraso cambiario, ni la brecha entre el dólar oficial y el paralelo.
Tampoco es esperable que se bajen las retenciones y se elimine el requisito de enviar carne a “las baratas”.
De este modo la exportación seguirá siendo una fracción menor de la producción y hasta podría ser inferior a la del año pasado si los factores antes mencionados se intensifican.



En el caso de la invernada, el avance de los precios ha sido bastante menor a los de la hacienda gorda. Valores similares a los del año pasado o apenas un 4% mejores. Comparados con el 2011  un incrementos de 5 o 6%... propiamente: una miseria.
En este contexto de pérdida de poder de compra de la hacienda de invernada, quienes mejor se han defendido son los novillitos y terneros pesados y lo que peor lo hicieron, los terneros livianos.
Esto explica también la tendencia a faenarse cada vez más hembras, que venía desde el año pasado también.
El primer modo de invertir que tiene el criador es el de retener vientres para aumentar la producción en los años siguientes. En cuanto los márgenes comienzan a reducirse la inversión se detiene y comienzan a marchar las terneras a la feria.
El otro modo de invertir es aguantar los terneros unos meses más en el campo. Demorar la venta agregando unos kilos en ese lapso.
Los precios indicarían que esto está dejando de suceder y se mandan los terneros livianos para bajar la carga de los campos y así bajar los costos.
Esto no es más que un pequeño recuento de las señales de alerta que vienen apareciendo desde hace más de un año.
Pero nada es sorprendente.
Las reglas de juego siguen siendo las mismas que teníamos durante la crisis que atravesó el sector entre 2007 y 2010. El fenómeno inflacionario (y sus consecuencias: Tipo de cambio atrasado y desdoblado) pueden convertirse en un factor tan destructivo como la peor sequía. De hecho, ya han hecho mermar las exportaciones, casi como cuando era el estado quien las cerraba a propósito.
Las listas de precios en Liniers (que desaparecieron cuando desapareció la oferta) hoy en día está en los supermercados, y no hay nada que evite que vuelvan al mercado si la oferta sigue creciendo.
Lamento ser pesimista, pero con estos indicadores no quiero pecar de inocente o vender humo.

4 abr. 2013

Política agraria, a la europea

Va una bella zaga de videos sobre políticas agrarias, que son parte del curso sobre "Retos de la agricultra y la alimentación en es siglo XXI" de la Universidad Politécnica de Valencia.




Acá las partes dos (Modelos de políticas agrarias), tres (Políticas de seguridad alimentaria) y cuatro (La política agraria común de la Unión Europea).