13 may. 2010

El temblor


Ya pasó el temblor. Los medios ya se preocupan por otros temas. De esta manera, me ocuparé una vez mas de tratar de explicar algo que a nadie le interesa:
¿Qué paso con el precio de la carne? Obviamente lo mío no pretende ser exhaustivo, pero creo que hay cuestiones que son interesantes para ver.

Desde el año 2001 al 2009 la población argentina pasó de 37 a 40 millones, un 8.1 % mas. En el mismo periodo las Existencias bovinas pasaron de 48.85 a 51.89 millones, un 6.2 %. Esto hizo que la relación cabezas por habitante bajara de 1.31 a 1.29, un 1.55 % menos.


La disminución de la relación cabezas /habitante en si misma es una mala noticia, si a eso le sumamos el aumento del consumo, de 62 a 70 kilos, un 12.9 % veremos que la tensión sobre el precio no puede demorar en llegar… a menos que esas cabezas del 2009 sean mas productivas que las del 2001 y con menos stock produzcan mas carne.



¡Caramba! La producción ha aumentado de 2.49 a 3.39 millones de toneladas, un 36.14 % ¿Cómo se ha logrado esto? Un poco por aumento del peso de faena, de 203 a 211 kilos, un 3.94 %. El resto por un aumento En la cantidad de cabezas faenadas, de 11.56 a 16.1 millones, un 39.92 %


Esto implica que pasamos de faenar anualmente el 23 % de las existencias a faenar el 31%, un 34%

¿El milagro argentino? ¿La multiplicación de los panes y los peces? No, lamentablemente…


La liquidación de vientres. Pasamos de faenar 382 mil hembras por mes a 603 mil, algo así como un 57 % mas.

Ergo, nos hemos comido las fábricas de terneros. Tan simple como eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario