10 abr. 2013

Alertas

En el post anterior, hablaba de los incentivos de precios en el mercado local de hacienda.
Esta vuelta paso a las señales de alerta que muestran los números de faena, producción y exportaciones (Datos pungueados de la web del IPCVA).
Tanto la faena (o sea la cantidad de cabezas carneadas) como la producción (o sea los kilos de res con hueso que se obtienen de esos animales) están en valores bajos, para lo que fue la década, y crecen, pero a un ritmo mucho menor al de los periodos 2003/2005 y 2007/2009.
Hay que destacar que la cantidad de carne producida por animal faenado se mantiene mas o menos constante. Esto indica que la mayor producción no proviene de una mayor productividad, solo de una mayor matanza.
Por mas que parece que la producción no ha crecido mucho, el mercado ya ha dado señales de estar demasiado bien abastecido de carne.
Esto se explica viendo los bajísimos volúmenes de carne exportados. Faenamos poco, pero queda todo para el mercado interno.
Si bien los precios obtenidos por las exportaciones argentinas son menores a los del año pasado (que eran records históricos) siguen siendo muy superiores a los de hace 4 o 5 años atrás, cuando se exportaba sin drama.
Esto nos recuerda dos cosas: Una, que haora que la carne vale una bocha, no exportamos un cazzo. Somos re piolas. Otra, que el problema mas grande hoy para los exportadores es el atraso cambiario, sumado a la brecha entre el dolar oficial y el paralelo, con las retenciones, los cupos y la carne para "La barata" de Moreno y... y... ¿Alguien gritó bingo?.
En definitiva: Ni la necesidad de dólares hizo que desmontaran la política anti exportadora y lograron que, a pesar de los precios internacionales altos, no sea buen negocio exportar. Como la milonga del tipo de cambio viene de la inflación, no hay mucha esperanza que eso cambie en el corto plazo. Tampoco es realista esperar que el precio internacional suba tanto como para compensarlo. Como las retenciones son un temita ideológico, olvidate por ahora que aflojen. Redondeando: Me late que este año veremos como se sigue saturando el mercado local y el precio de va haciendo pelota de a poquito. Es lo mas lógico en una ganadería que solo logra exportar el 8% de su producción (cuando hace unos pocos años mandaba al exterior el 15 o mas sin problemas) y con un mercado local que pierde poder adquisitivo, gracias a la sensación de inflación.
Nos queda el gusto amargo de haber podido venderle lomo fresco a los alemanes a 15.200 dólares la tonelada y se lo terminamos mandando congelado a los rusos a 8.800. O peor, hacer bulto vendiendole sesos, quijadas, pulmón, corazón, riñones, centro de entraña, médula y pajarilla por 700 dólares la tonelada a Zaire. Ya que estamos en tema ¿Que habrá sido de la vida de "El Negro de Zaire" que curraba en lo de Tinelli?. Sigamos.
Hasta acá, todo muy lindo, pero comienzan a sentirse los primeros ruidos a rulemán mal engrasado.
Dicen los que saben (y yo repito nada mas) que cuando la faena de hembras supera el 43% de la faena hay que esperar que el stock total bovino comience a decrecer. Bueh... si comparamos el primer bimestre de este año con el del año pasado, la faena de hembras aumentó del 39 al 42%. "Por tres puntitos"...
La cosa es que cuando los números cierran bien el criador invierte. La forma de invertir del criador es no vender sus terneras y guardarlas para madre. ¿Se entiende que para esto tiene que tener ganancias antes? ¿No?. Parece que las ganancias ya no dan para invertir, y los criadores están mandando mas hembras que el año pasado al frigorífico.
Lo que quedaría por discutir es si es peor que aumente la faena de terneras (o sea la inversión de este año) las vaquillonas (la inversión del año pasado) o la vaca (la máquina de hacer terneros). Por ahora habrá que conformarse con celebrar que no ha aumentado la faena de terneros.
Si luego de leer todo este brulote, Ud., mi muy estimado lector, no comprende por que en la carnicería el bife se lo cobran cada vez mas caro, le recuerdo que no está comprando solo un bife.
Cuando Ud. compra un bife, en realidad paga un bife, paga impuestos, paga fletes, paga alquileres, paga sueldos, paga amortizaciones de muebles y herramientas, paga la gancian del carnicero y, seguro, paga algo mas que me debo estar olvidando.
Ahora, si Ud. se pone contento, porque si la hacienda valiera mas, debería pagar mas cara la carne, debo desilusionarlo. Cuando en unos años tenga que pagar la carne mas cara, será justamente por comprarla barata hoy.
No es nada personal. Son solo negocios.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Entre los pelotudos que pensaba que, dado a que lo mas razonable para aumentar el ingreso de dólares, el gobierno iba a soltar un poco la exportación estaba yo, entre los pelotudos digo, criador e invernador de zonas marginales. A quien se le puede ocurrir que el gobierno vaya a hacer algo racional? Lo mas razonable es vender y todo y huir, pero yo no lo puedo hacer.

    ResponderEliminar
  3. Si no podés rajar, armate una estrategia defensiva. Acordate que al despelote del 2008 muchos lo sobrevivimos achicando y gastando solo en lo mínimo indispensable. Con lo de 2011 se pudo compensar los gastos demorados.
    Ojo, no digo que sea fácil, pero no veo buenas perspectivas para los establecimientos de punta.
    Ojalá me equivoque.

    ResponderEliminar