24 jun. 2009

Don Jesé Pablo

Esta semana estuvo movido el espacio bloggeril. Hubo vueltas esperadas, entrvistas, anécdotas y momentos.
Para ser sincero, me quedé pensando en esto. Y en la respuesta de Mariano T.

Pregunto: ¿Tiene sentido, a esta altura del partido, ponerse a discutir a Smith (1723/1790)?
No me imagino a los biólogos discutiendo a Darwin (1809/1882)
¿Será el único liberal que Feinmann leyó?
Si arrancó desde el principio me parece que se salteó a Montesquieu y Locke (por lo menos).
¿Cabe esperar una próxima contratapa centrada en la obra de Say?
¿Cuanto deberemos esperar para que la pesada pluma de Feinmann se pose sobre la obra de Mises?
¿Alcanzará en lo que le queda de vida a comentarnos sus impresiones sobre Friedman?

Los coments de la nota han derivado hacia terrenos historiológicos en los cuales no me siento a gusto. Me cuesta hacerme cargo de cualquier cosa que haya sucedido antes de 1994. Básicamente, no me parece eso de andar mirando desde este paradigma las decisiones que tomaban tipos que vivían en uno completamente distinto.
Me parece que en cualquier momento uno puede encontrarse criticando a la democrácia ateniense, por provenir de un estado esclavista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario